Profesionales en atención telefónica «Una llamada telefónica puede determinar la primera imagen de tu empresa»

por-que-delegar-es-mejor-opcion-para-empresa

Por qué delegar es la mejor opción para tu empresa

Para ciertas tareas, delegar es la mejor opción para tu empresa. Delegar te permite obtener toda una serie de ventajas en la realización del trabajo. Pero es importante saber qué tareas son las que pueden realizar otros.

La atención telefónica es una de estas tareas. Cuando tus trabajadores están centrados en otro tipo de actividades, contar con un servicio de atención que pueda contestar al teléfono de una forma profesional, tomar nota de los recados o proporcionar información básica sobre productos o servicios para evitar una segunda llamada improductiva. Después todas estas consultas se transmiten por las vías adecuadas, por lo que no solo va a ahorrar mucho tiempo a tus trabajadores, sino que todo esto va a repercutir en que el trabajo fluya de una manera mucho más productiva sin interrupciones.

Además, los clientes quedarán contentos, lo que también es muy importante ya que influirá en la imagen de marca que se muestre al mercado. 

Cuando alguien descuelga el teléfono y se identifica con voz clara, dando el nombre de la empresa, la imagen que se transmite resulta impecable y profesional y repercute positivamente en la imagen que este cliente se va a formar de esta empresa.

Permite que tus trabajadores se centren en las tareas más productivas

Si tienes trabajadores altamente cualificados para determinadas tareas y les pagas por su tiempo y conocimientos para realizarlas, ¿qué sentido tiene que pasen parte de su jornada laboral atendiendo llamadas de teléfono que en muchos casos interfieren en sus tareas diarias?

Contratar un servicio de contact center ayudará a que cada trabajador pueda centrarse en su trabajo y solo tenga que atender las llamadas que le corresponden, sin perder su valioso tiempo en este tipo de actividades que les están impidiendo hacer aquello para lo que han sido contratados.

Esto repercute en un mayor rendimiento laboral y en que el trabajo se realice de una forma más fluida. Económicamente también es muy ventajoso para el empresario, que obtendrá de sus trabajadores el tipo de trabajo por el cual les paga. Por tanto, todo son ventajas para la empresa y también para los trabajadores, que se sentirán mucho más a gusto realizando sus tareas.

Evita interrupciones constantes que cortan el ritmo de trabajo

Además de que las llamadas de teléfono roban tiempo de trabajo, también cortan el ritmo del mismo. Un trabajador que se ve constantemente interrumpido por el teléfono para responder a preguntas como el horario, le pidan que le pasen con otro departamento y demás, no podrá mantener una buena concentración y su productividad bajará.  

En algunos tipos de trabajo, los que requieren de mayor esfuerzo mental, esta concentración es imprescindible para poder sacar adelante los proyectos en los plazos marcados, por lo que la repercusión de tener que atender llamadas a lo largo de toda la jornada va a más allá del tiempo que se tarda en contestar. 

Muchas veces, el simple hecho de que el teléfono esté sonando todo el tiempo, incluso cuando una persona no tiene que responder, puede ser un problema para poder desarrollar las tareas de una manera tranquila y en el mejor ambiente laboral. 

Dejar que otras personas atiendan el teléfono de una manera profesional dejando pasar solo las llamadas realmente importantes e imprescindibles hará que todo se equilibre mucho más. 

Una mejor atención para los clientes que llaman

Los clientes que llaman y son atendidos por nuestros teleoperadores también salen beneficiados con la delegación de este trabajo. Para empezar, reciben una respuesta rápida, sin tener que insistir una y otra vez antes de que alguien les conteste al otro lado del teléfono. En el momento en que son atendidos, la persona que contesta se identifica con el nombre de la empresa y el cliente tiene, en todo momento, la sensación de estar atendido por la misma empresa y no por un servicio externalizado.

Se toma nota del recado y se transmite por el método que se haya habilitado para ello o, por el contrario, se ofrece información básica sobre los productos o servicios para evitar una segunda llamada. Algunos ejemplos de esto puede ser informar sobre el horario de consulta de una clínica, el precio de un producto, la delegación donde llevar una máquina averiada, etc. Esto garantiza que el cliente será atendido sin grandes esperas. Y, por tanto, se sentirá muy satisfecho con el servicio recibido. La atención de un teleoperador profesional con formación y experiencia es siempre sinónimo de una buena atención para quienes llaman. 

Por estos motivos es por lo que delegar es la mejor opción para tu empresa. Pero si todavía tienes dudas, puedes contactar directamente con nosotros y te ayudaremos a resolverlas.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin