Los mayores beneficios de contratar un servicio externo de llamadas

Contratar un servicio externo de llamadas, conlleva una serie de ventajas para cualquier empresa que es imposibles negar. Tras estudiarlas, es fácil ver el ahorro será realmente notable, respecto a lo que supone crear y mantener un departamento de recepción de llamadas. Además también vas a conseguir evitar algunos problemas.

El resultado de la externalización siempre es ventajoso para la empresa que conseguirá nuevos clientes, clientes más satisfechos, mejor atención y, en la mayoría de los casos, una repercusión positiva a la hora de alcanzar e incluso superar los objetivos económicos que habían sido previstos.

Se adapta a tus necesidades en cada momento

El servicio externo de llamadas se encarga de adaptarse a las necesidades de cada momento. Por ejemplo, contratar más personal para campañas que puedan suponer un incremento en las llamadas. O ampliar horarios en momentos puntuales en los que, por las características del trabajo de la empresa, sea necesario.

Todo esto, se resuelve rápidamente por el servicio externo sin que suponga ningún problema para la empresa, que puede centrar sus energías en resolver otros tipos de problemas.

No tienes que impartir cursos de formación

Cuando se contrata un servicio externo de llamadas, normalmente se elabora un briefing con todo lo que las personas responsables del servicio necesitan conocer sobre la empresa. Por ejemplo, las respuestas a las preguntas más frecuentes.

Más allá de este documento, no hay ningún otro aspecto en el que debas volver a colaborar con la empresa externa. Serán los responsables del servicio externo de llamadas, los que se encarguen de contratar el personal experimentado o de formarlo para que puedan atender el teléfono con la profesionalidad máxima.

Las bajas dejan de ser tu problema

Otro de los problemas de tener personal contratado para atender el teléfono, es que si alguien tiene algún problema de salud, debes encontrar un sustituto rápidamente y empezando de cero con la formación.

Cuando trabajas con un servicio externo, este tipo de problemas desaparecen. La empresa externa se encargará de realizar las gestiones pertinentes para garantizar que todo esté cubierto según lo pactado. Por supuesto, ningún coste derivado de la baja, repercutirá en la empresa, que ni siquiera tendrá por qué tener conocimiento de que se ha producido.

Pagas solo por lo que necesitas

Antes de contratar un servicio externo de llamadas se mantiene una entrevista en la que se dejan claras las necesidades de la empresa, y cuáles son los detalles que se quieren conseguir exactamente, como el horario u otros detalles. En caso de dudas, es posible recibir asesoramiento basado en la larga experiencia en este sector. Una vez que se ha hablado detenidamente sobre todo lo importante, se elabora un presupuesto personalizado.

El presupuesto personalizado, permite que pagues exclusivamente por lo utilizas y necesitas, logrando así, un ahorro mayor, que fomenta el aumento de las ventajas que tiene la externalización.

El teléfono dejará de ser una distracción para tus empleados

Un teléfono que no deja de sonar es una moléstia para quién trata de concentrarse en su trabajo. Ser interrumpido constantemente para responder preguntas rutinarias, que cualquier persona podría responder, es frustrante para cualquier trabajador, ya que, no puede dedicar toda la jornada a completar sus tareas.

Cuando se externaliza el servicio de recepción de llamadas, el teléfono por fin deja de sonar y personas que trabajan en tu oficina, dejarán de utilizar parte de su jornada laboral en la resolución de preguntas básicas.

Conseguirás un mejor trabajo de recopilación de datos

La información es muy importante, además, hoy en día se suma la importancia de los datos, que se han convertido en una gran fuente de poder. Por eso, extraer datos e información de las llamadas, siempre de forma totalmente legal, es una ventaja más de estos servicios externos.

Estamos hablando, por supuesto, de datos estadísticos como por ejemplo, qué quejas son más frecuentes entre los clientes, qué tipo de dudas preguntan más a menudo o por los servicios que realmente interesan a la persona que está llamando. De esta manera, la empresa puede mejorar sus puntos débiles y conoce también cuáles son las expectativas de sus clientes.

Tus clientes se sentirán muy satisfechos

Seguramente, una de las ventajas más importantes es esta que hemos dejado para el final: la satisfacción de tus clientes. Al llamar al teléfono de atención se encontrarán con personal preparado, que les ayudará a despejar sus dudas y, solo si es necesario, les pasará con una persona de la empresa que pueda ampliar la información que necesitan.

Además, no tendrán que esperar porque la línea comunica o porque hay otros clientes en espera, siempre tendrán una atención rápida y muy personalizada que no se sentirá como algo externo, parecerá que hablas con un departamento de la empresa.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin