5 tips para aumentar la productividad de tu empresa

Aumentar la productividad en una empresa o negocio, depende de grandes detalles como las inversiones económicas, en determinados aspectos de la empresa como los pequeños detalles que marcan la diferencia, que pueden ser importantes para el desarrollo del trabajo diario, como por ejemplo; la renovación de equipos o las campañas publicitarias.

Ofrecemos a continuación algunos tips que pueden hacer de tu empresa un negocio mucho más competitivo. Algunos que suponen una inversión importante, como los dos primeros, y otros que sin necesidad de una gran inversión, supondrán un antes y un después en el trabajo diario.

#Tip 1. Motiva a tus empleados

Unos empleados bien motivados, trabajarán más a gusto y harán más por la empresa. Por eso, es importante asegurarse de que las condiciones de trabajo son las adecuadas y los salarios justos. Aunque conseguir esto pueda suponer una inversión, este detalle, acabará repercutiendo positivamente en el trabajo y en la productividad.

Además, las actividades que potencian la convivencia entre los trabajadores, que deben de realizar tareas en equipo e incentivos de carácter económico o de otro tipo, como viajes, son también buenas formas de incrementar la productividad de los. De este modo, llevarán las campañas dentro de los plazos, o colaborarán para conseguir objetivos concretos para la empresa.

#Tip 2. Invierte en formación

La formación de los empleados tienen una importancia básica para que las empresas aumenten su productividad. Los cursos de formación a cargo de la empresa, pueden ser muy rentables a medio plazo. Estos cursos pueden ser a todos los niveles.

En algunos casos se firma un contrato con el trabajador que lo compromete a trabajar durante un tiempo determinado para la empresa una vez que se le ha pagado una formación, sobre todo, cuando se trata de titulaciones de alto valor. En caso de que el trabajador decida abandonar la empresa antes de dicho plazo, debe realizar el pago de la formación que se ha realizado.

Se consigue así, una plantilla bien formada en los campos que la empresa necesita, a la última en todas las novedades y tecnologías que se emplean para el trabajo diario, un detalle, que va a repercutir en una mejora de la competitividad, que se traduce en un aumento de la productividad.

#Tip 3. Organización y planificación de tareas

Organizar y planificar las tareas, es fundamental para una buena productividad. Poner plazos para terminar los trabajos es importante, pero estos plazos deben de ser realistas, para que no supongan una fuente de presión inasumible para los trabajadores, ni tampoco les permita relajarse en exceso, evitando prolongar procesos innecesariamente.

Coordinar a los departamentos de la empresa para que el trabajo fluya de forma rápida y eficaz, es el trabajo de un líder. Estas funciones son importantes para que todo transcurra a un ritmo que permita aumentar la productividad y obtener el mayores beneficios, sin crear ambientes de trabajo hostiles o estresantes.

#Tip 4. Una buena comunicación con los clientes

Tener una buena comunicación con los clientes es fundamental, y para eso, es imprescindible que sea fluida y constante. Un teléfono que comunica o que suena sin que nadie responda, es una mala tarjeta de presentación. Por el contrario, encontrarse al otro lado con una voz amable capaz de ofrecer respuestas y atención de calidad, mejora la imagen de la empresa, además, repercute directamente en su éxito.

Contar con un servicio de atención al cliente externalizado, es la mejor solución para prestar esa atención constante de forma económica y, a la vez, profesional. Contamos con una larga experiencia en este sentido, y sabemos que un servicio como el que ofrecemos, sale muy rentable para cualquier empresa, ya que, nos adaptamos al tipo de demanda y a los horarios que se solicitan.

#Tip 5. Aprovecha al máximo el tiempo de tus empleados

El tiempo de los empleados debe estar optimizado al máximo, por eso, decimos que no deben perder el tiempo realizando tareas que no les corresponden, que les impiden hacer su trabajo a tiempo. Un buen ejemplo, lo tenemos cuando se encargan de contestar al teléfono.

En muchas empresas, no hay un filtro para las llamadas entrantes y deben ser atendidas por el personal de los departamentos. En estos casos, es muy frecuente encontrarnos con profesionales que malgastan parte de su jornada laboral contestando llamadas, sobre dudas generales o que se deben trasladar a otros departamentos.

Con nuestro servicio, no tendrás este problema, nosotros actuamos como filtro para este tipo de llamadas, atendiendo de manera rápida y profesional las que realizan cuestiones generales, además de enviando al departamento correspondiente, aquellas que necesiten ser contestadas por los especialistas.

De esta forma, cuando un trabajador de la empresa levanta el teléfono para contestar una llamada, será porque es realmente necesario que la atienda, así, podrá dedicar la mayor parte de su tiempo a realizar sus tareas.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin